Ejemplos de neuromarketing: el neuromarketing en la práctica

Aquí tienes una serie de ejemplos de neuromarketing con aplicaciones prácticas para en el diseño de campañas de publicidad, para el diseño de nuevos productos o para mejorar el empaquetado o la estética de un producto ya existente.

ejemplos de neuromarketing

Ejemplos de neuromarketing

A continuación te explicamos una serie de ejemplos de neuromarketing y las consecuencias prácticas en cada caso.

Si quiere saber qué es exactamente el Neuromarketing y algunos de sus principios, puedes leer este excelente artículo de nuestro blog sobre Neuromarketing, es uno de los más leídos.

Y si quieres conocer los últimos avances en el campo del Neuromarketing puedes leer este artículo del blog sobre los últimos avances en Neuromarketing.

Ejemplos de neuromarketing: La importancia de la mirada

Aquí tienes la primera de los ejemplos de neuromarketing que ha cambiado la forma de hacer publicidad con el rostro de un bebé.

Hace mucho que se conoce que los anuncios que incluyen personas son mucho más efectivos. En concreto, los anuncios que incluyen bebés atraen la atención de los clientes durante más tiempo y se concentran más en el anuncio.

Los anunciantes de productos para bebés hace mucho que intentan incrementar las ventas incluyendo fotos de caras de bebés adorables.

Utilizando tecnología de seguimiento de la mirada (eye tracking) se ha comprobado en un estudio de neuromarketing que esto no es suficiente. Aquí tienes un ejemplo de esta tecnología:https://www.youtube.com/embed/SQxrsUXqKCM?feature=oembed

En un reciente estudio de neuromarketing se ha comprobado que cuando el bebé mira de frente, el cliente se centra en la cara del bebé, en lugar de mirar al contenido del anuncio.

Estudio de neuromarketing

Sin embargo, si el bebé dirige su mirada al producto o al texto del anuncio, entonces el cliente dirige la atención al contenido del anuncio.

Ejemplo de neuromarketing

Conclusión: En aquellos anuncios donde hay un bebé, este debe mirar al producto o al texto que quieres que lea el posible cliente.

Ejemplos de neuromarketing: La importancia del envoltorio

Aquí tienes otro de los ejemplos de neuromarketing que ha cambiado la forma de empaquetar los aperitivos.

Cualquier responsable de marketing sabe lo importante que es que la caja o el envoltorio de un producto sea atractivo.

neuromarketing aplicado al diseño de embalajes

Gracias a un estudio de neuromarketing, se ha comprobado que dependiendo de la forma y del tipo de envoltorio de un artículo, el consumidor atribuye al artículo y a la marca una mayor o menor calidad y status. Es decir, que el consumidor, entre otras cosas, utiliza la forma del empaquetado de un artículo para elegir entre una u otra opción.

En concreto, en este estudio de neuromarketing se ha comprobado que los consumidores prefieren que el tono de la bolsa o del envoltorio sea mate en lugar de brillo. Probablemente asocian una menor calidad con envoltorios demasiado brillantes.

También se ha comprobado que cuando el paquete de un artículo es estrecho y largo, los consumidores atribuyen una mayor calidad al artículo y piensan que es de una gama superior a otro similar cuyo envoltorio es más bajo y más ancho.

La ventaja de utilizar la forma y el brillo del envoltorio para deducir la calidad del artículo es que el consumidor percibe estos rasgos de forma casi instantánea. Por supuesto, la asociación se hace a nivel subconsciente, y por eso la calidad percibida por el cliente no siempre se corresponde con la calidad real del artículo.

Este fenómeno ya se había observado en las personas. En los países desarrollados, las personas altas y delgadas se perciben como de una clase social más alta, independientemente de que realmente lo sean. Esta asociación parece estar relacionada con el hecho de que las personas acomodadas generalmente tienen una alimentación más sana y equilibrada que las personas pobres, lo que se traduce en personas más altas y delgadas. De hecho, se ha comprobado que las personas altas y delgadas, en general, tienen mejores puestos de trabajo y ganan más dinero que las personas bajas y/o con sobrepeso.

Es muy posible que la atribución de la calidad de un artículo en función de la forma del paquete sea una transferencia de la asociación que hacen las personas sobre el estatus social de alguien y su altura.

Ejemplos de neuromarketing: la importancia de la comodidad

Aquí tienes otro de los ejemplos de neuromarketing que ha cambiado el concepto de Paypal.

PayPal es probablemente el medio de pago más seguro en Internet. Sin embargo, según se pudo comprobar en un estudio de neuromarketing, los consumidores valoran la facilidad de uso de Paypal por encima incluso de la seguridad.

A raíz de este estudio, PayPal realizó una campaña de anuncios destacando la facilidad y la comodidad de realizar compras en Internet utilizando este medio de pago.

Relacionado también con PayPal, hay un estudio de neuromarketing que demuestra que el uso de PayPal activa en el comprador zonas del cerebro relacionadas con emociones positivas, ya que se percibe como un medio de pago más seguro que las tarjetas de crédito o débito. Según los resultados del estudio, estas últimas activan en en el comprador zonas del cerebro relacionadas con emociones negativas, posiblemente debido al riesgo asociado con este medio de pago.

Ejemplos de neuromarketing: revelar sentimientos ocultos

Aquí tienes otra de los ejemplos de neuromarketing que ha cambiado el concepto de investigación de mercados.

Un estudio de neuromarketing puede revelar lo que realmente sienten las personas, que no siempre coincide con lo que dicen que sienten.

Recientemente, la empresa Pepsico, fabricante de los aperitivos Cheetos, realizó un estudio de marketing basado en tecnología EEG y focus groups para comprobar la efectividad de una nueva campaña de publicidad.

En este estudio se analizaba la efectividad de un anuncio donde una mujer echaba Cheetos en la colada de otra.https://www.youtube.com/embed/8-V8wd_aGPI?feature=oembed

Los participantes de los focus groups decían mayoritariamente que el anuncio les parecía desagradable, no lo encontraban divertido. Sin embargo, las pruebas realizadas con tecnología EEG sobre esas mismas personas demostraron que, en realidad, sí que les gustaba el anuncio y que lo encontraban divertido.

Según la explicación de los expertos, las personas que participaban en el focus group no querían decir que disfrutaban viendo un anuncio donde una persona no se comportaba de manera amable hacia otra, aunque tuviera una justificación para no hacerlo.

El secreto del éxito en un videojuego

Aquí tienes otro de los ejemplos de neuromarketing que ha cambiado cómo se diseña un videojuego para resultar más adictivo.

La dopamina es un neurotransmisor que se produce en el cerebro y que está relacionado con experiencias donde al final se obtiene una recompensa placentera. Por ejemplo, se ha comprobado que cuando alguien está jugando a un videojuego su cerebro produce dopamina. La dopamina está relacionada con las adicciones, y todos sabemos que los videojuegos pueden llegar a ser adictivos para algunas personas.

Según se ha comprobado, la dopamina, en realidad, no está relacionada con el placer de jugar, sino con el deseo (motivación) de alcanzar una recompensa placentera, por ejemplo, cuando quieres terminar una partida de un videojuego para poder pasar a un nivel de dificultad mayor. El deseo de conseguir algo es mucho más adictivo que el hecho de que la actividad necesaria para alcanzarlo sea o no placentera.

Es decir, que lo que te hace seguir jugando no es tanto lo divertido del juego (que también ayuda), sino el deseo de alcanzar la meta deseada. Esto explica que muchas personas se pasen horas jugando a videojuegos y se olviden de todo, incluso de comer o dormir, para intentar conseguir la recompensa que les espera al final de la partida.

Por lo tanto, lo que hace que un videojuego sea muy adictivo es que, además de ser entretenido, al final de cada partida el jugador tenga la posibilidad de conseguir una recompensa, ya sea pasar a un nivel de dificultad mayor o ser reconocido como el vencedor de la partida.

La probabilidad de alcanzar esta recompensa al final del juego debe ser suficiente como para motivar al jugador. Si el juego es demasiado fácil, es decir, es muy fácil alcanzar la recompensa y, además, ésta no es demasiado placentera (por ejemplo, no resulta placentero ser nombrado ganador de algo que puede ganar cualquiera), entonces el juego resulta poco motivador. Pero si la recompensa es demasiado difícil conseguir, el juego también resulta desmotivador, ya que la recompensa no está a nuestro alcance.

Por lo tanto, el truco para que un juego tenga éxito y resulte «adictivo» está en lo siguiente:

  • Hacer que el juego sea entretenido y que al final del juego haya posibilidades de obtener una recompensa placentera.
  • Que la recompensa del final sea algo valioso para el jugador. Mucha gente encuentra suficiente recompensa poder pasar a un nivel superior y ver reconocido su esfuerzo frente a sus rivales.
  • Lo que resulta realmente adictivo es que conseguir la recompensa del final de la partida suponga un reto difícil de conseguir, es decir, que el resultado de la partida no sea predecible, pero que sea alcanzable para la persona que está jugando. Por eso los juegos suelen ofrecer distintos niveles de dificultad dependiendo de la habilidad del jugador, y te permiten modular la misma para que el juego te resulte motivador, léase, adictivo.
  • También es importante que la recompensa del final del juego no esté muy lejana y que sea lo suficientemente placentera como para merecer la pena luchar por conseguirla.
  • Ayuda a que un juego sea adictivo si el jugador recibe constantemente información de que se está acercando cada vez más al final de la partida conde puede conseguir esa recompensa placentera.
  • También resulta muy adictivo si se amenaza al jugador con retirarle alguna recompensa conseguida si no sigue jugando.
  • Parece ser que ayuda a motivar al jugador si se utilizan grandes cantidades como recompensa, por ejemplo, ganar 1.000 puntos por superar un nivel de dificultad en el juego, frente a ganar sólo 10 puntos por superar el mismo nivel de dificultad.

El diseño de un producto

Aquí tienes otro de los ejemplos de neuromarketing que ha cambiado el exterior de un automóvil.

Los estudios de neuromarketing no sólo son útiles para diseñar campañas de publicidad, también se pueden utilizar en el diseño de productos.

En un estudio realizado por el fabricante de automóviles coreano Hyundai se utilizó tecnología de neuroimagen para comprobar las reacciones de los usuarios ante diferentes alternativas de diseño en sus vehículos.

En este estudio se pidió a 30 personas (15 hombres y 15 mujeres) que probaran un modelo deportivo de color plateado. En concreto, se les pidió que observaran diversos componentes del vehículo, incluidos el paragolpes, los limpiaparabrisas y las ruedas.

Mediante unos medidores con electrodos aplicados en la cabeza capturaban la actividad cerebral de sus cerebros mientras examinaban el vehículo durante una hora.

El registro de la actividad cerebral de los participantes indica las preferencias de compra de los individuos. Esto sirve al fabricante para determinar qué elementos resultan atractivos a los posibles compradores y cuáles no.

En función de los resultados del estudio, se hicieron varios cambios en la apariencia exterior del vehículo antes de sacarlo finalmente a la venta.

Cómo fijar un precio

Aquí tienes otro de los ejemplos de neuromarketing que ha cambiado la manera de fijar los precios.

Los departamentos de marketing de todas las empresas siempre buscan el precio más indicado para sus productos. Por ejemplo, poner 9,99€ en lugar de 10€ es una vieja táctica de marketing conocida como precio psicológico.

Según los últimos estudios de neuromarketing, los precios más complejos, por ejemplo, 98,37€ o 102,26€ resultan más creíbles que los precios redondos, por ejemplo, 100€.

Así, los estudios demuestran que los clientes perciben los artículos que tienen este precios complejos como más valiosos que los que los que tienen un precio redondo.

Esto funciona mejor para las ventas de artículos que tienen un precio elevado, donde el cliente se toma su tiempo para valorar las diferentes opciones antes de decidir.

Sin embargo, para artículos de poco valor, donde la decisión de compra es mayormente emocional, los precios redondos, por ejemplo 10€, parece que son más efectivos.

Cómo llamar la atención con un titular

Aquí tienes otro de los ejemplos de neuromarketing que ha cambiado cómo se diseña un titular para llamar más la atención.

Los titulares están para la atención de los lectores de un periódico o de una página web, por eso es importante conocer cómo se pueden mejorar.

Un reciente estudio de neuromarketing ha descubierto que si alteras ligeramente una frase conocida, se activa una zona del cerebro conocida como el hipocampo, y esto hace que prestemos más atención a lo que estamos leyendo, probablemente por el efecto sorpresa que causa.

estudio de neuromarketing

A raíz de este estudio, en marketing ha surgido el concepto de «titulares de hipocampo«, para indicar titulares que llaman la atención aprovechando este fenómeno.

Por ejemplo, la frase en inglés practice makes perfect, que significa que la práctica hace al maestro, se ha modificado ligeramente en el siguiente anuncio para llamar más la atención del lector y hacerlo más efectivo.

Aplicación del neuromarketing a la publicidad