La escucha activa: qué es la escucha activa / aplicaciones de la escucha activa

La Escucha Activa

En cualquier discusión entre personas, casi nadie deja que el otro termine de hablar. Tan sólo escuchan lo suficiente para poder responder.

Además, mientras que el otro habla, en lugar de prestar atención e intentar entender sus razones y argumentos, están pensando en cómo los pueden combatir. Esto no sólo no ayuda a resolver conflictos, sino que los provoca.

escucha activa

La razón de este fenómeno es la tendencia a etiquetar o encasillar a los demás. Creemos que sabemos lo que van a decir sin necesidad de escucharlos.

Carl Rogers desarrolló un concepto de escucha más efectiva, basada en el respeto mutuo entre el que habla y el que escucha, que evolucionó hacia lo que hoy en día se conoce como Escucha Activa.

¿Qué es la escucha activa?

La Escucha Activa consiste en lo siguiente:

  • Antes de hablar con alguien, busca un entorno tranquilo, que favorezca la comunicación.
  • Mientras hablas con alguien, mantén el contacto visual con la otra persona, ya que mirar a los ojos es la primera señal de que estás prestando atención.
  • No hagas otra cosa mientras estás hablando con alguien, porque indica que no tienes demasiado interés en lo que la otra persona tiene que decir.
  • Mientras la otra persona está hablando, permanece atento a lo que dice, bloqueando mentalmente cualquier distracción.
  • Sonríe, ya que una sonrisa muestra que hay buena disposición por tu parte.
  • Antes de hablar con alguien, intenta recordar algunos detalles sobre la otra persona, especialmente, su nombre y aquello que dijo en conversaciones anteriores.
  • No tengas prejuicios, ya que las ideas preconcebidas te impiden escuchar a aquellos que no piensan igual que tú.
  • No interrumpas a la otra persona para contra-argumentar antes de que termine de hablar. Cada persona tiene su propio ritmo y no debes imponer el tuyo a los demás. Interrumpir a la otra persona no hace que tengas más razón, tan sólo demuestra:
    • que piensas que lo que tú tienes que decir es más importante que lo que la otra persona tiene que decir;
    • que piensas que eres más importante que la otra persona y que, por eso, no tienes que esperar a que termine;
    • que no te interesa lo que la otra persona tenga que decir;
    • que no quieres dedicar el tiempo que requiere escuchar a la otra persona y esperar a termine de hablar antes de hablar tú;
    • que, en realidad, no estás conversando, sino compitiendo para derrotar intelectualmente a la otra persona.
  • Espera a que los demás terminen de hacer una pregunta antes de responderla, para saber, exactamente, el contenido de la misma, y no interrumpas para responder a lo que piensas que te están preguntando.
  • Si alguien te cuenta un problema, no le des automáticamente una solución. Pregunta primero si le gustaría oír lo que opinas sobre su problema. Quizás no busca consejo, sino tan sólo que le escuchen. Además, si la solución es muy obvia, seguramente ya se le ha ocurrido a él o ella antes que a ti. Aconsejar lo obvio es un insulto a la inteligencia de los demás.
  • Pedir aclaraciones muestra que estás prestando atención a lo que dice la otra persona, pero no la interrumpas para preguntar, espera a que haga una pausa y, entonces, pídele que te aclare un punto en concreto.
  • Haz preguntas que estén relacionadas con el tema sobre el que la otra persona está hablando. No preguntes sobre otros temas, aunque te interesen mucho.
  • Utiliza tu capacidad para empatizar con la otra persona e intenta captar, no sólo lo que la otra persona dice, sino lo que siente, es decir, intenta ponerte en su lugar.
  • Demuestra que estás escuchando lo que te dicen con gestos de asentimiento o con frases como “entiendo”.
  • Comprueba que has comprendido el sentido de una frase larga y complicada resumiendo o parafraseando. Parafrasear no es repetir exactamente lo que ha dicho la otra persona, sino decir lo que crees que ha dicho, pero con tus propias palabras. No conviene abusar de este tipo de “feedback” para no distraer a la persona que habla.
  • Presta atención a la comunicación no verbal para captar el mensaje en su conjunto. Si bien esto es algo que hacemos de forma automática, a veces estamos tan distraídos, pensando en lo que vamos a responder, que los gestos del otro pasan desapercibidos.
  • Responde directamente a lo que te preguntan y hazlo con honestidad.
  • Trata siempre con respeto a la otra persona y cuida tus palabras para no ofender innecesariamente. Si la otra persona no se muestra todo lo educada que debiera, no debes de rebajarte y pagar con la misma moneda. Si te falta al respeto, es mejor dar por finalizada la conversación.

Aplicaciones de la Escucha Activa

La Escucha Activa se diseñó para resolver conflictos de pareja, pero también es una herramienta imprescindible para tener éxito en una negociación o para mejorar las relaciones laborales.

Escuchar activamente requiere una gran dosis de generosidad y paciencia por nuestra parte.

Para escuchar de forma activa vas a tener que esforzarte mucho, pero debes hacerlo, porque la Escucha Activa es una de las técnicas más efectivas para generar sintonía y resolver conflictos.

Importante: escucha de forma activa para sintonizar con alguien.

¿Conoces nuestro curso de ventas?