¿Qué es la contabilidad mental?

Se ha comprobado que las personas llevan mentalmente distintas cuentas para distintos tipos de gastos.

Por ejemplo, pueden decidir que se van a gastar sólo una cierta cantidad de dinero durante las vacaciones o bien que, a partir de cierto momento, van a destinar una cantidad mensual al ahorro. Este fenómeno se denomina contabilidad mental.

Cuando el dinero asignado mentalmente por alguien a una determinada cuenta se agota, es poco probable que esa persona lo saque de otra cuenta y, por regla general, deja de gastar en esa categoría. Esto ocurre, especialmente, cuando el dinero se destina al ahorro.

¿Conoces nuestro curso de ventas?