Las barreras comunicacionales que impiden una comunicación efectiva

Aunque la comunicación es clave en las relaciones humanas, no siempre resulta fácil porque existen numerosas barreras que la dificultan.

Las principales barreras que dificultan la comunicación son:

  • Barreras físicas (ruido externo): un entorno ruidoso, una gran distancia física entre los interlocutores o fallos en la tecnología pueden dificultar la comunicación.
  • Barreras emocionales (ruido interno): Si estás preocupado, enfadado o simplemente distraído por algo, no puedes concentrarte en escuchar lo que dice la otra persona o en comunicar de manera efectiva lo que quieres decir.
  • Barreras culturales (psico-sociales): Las referencias culturales de los hablantes pueden ser distintas. Quizás, lo que en un sitio es aceptable en otro lugar puede ser un tabú. Los estereotipos (creencias generalizadas sobre un determinado grupo social) y los prejuicios (ideas preconcebidas) hacen que oigamos sólo lo que queremos escuchar y no lo que realmente nos dicen. Hablar lenguas distintas también es un problema porque siempre se pierde algo de información en la traducción.
  • Barreras semánticas: las palabras ambiguas, es decir, aquellas palabras que pueden tener más de un significado, o el uso de la jerga, es decir, palabras demasiado técnicas, también puede dificultar la comunicación.
  • Barreras estructurales: También llamadas sistemáticas. Por ejemplo, la estructura jerárquica de las organizaciones, a veces, hace difícil la comunicación entre personas que están a distinto nivel, o la ausencia de canales de comunicación, o el miedo a represalias, dificulta la comunicación entre departamentos o personas.

Para persuadir a alguien, debes intentar eliminar, en la medida de lo posible, las barreras que dificultan la comunicación. Por ejemplo, debes buscar un lugar tranquilo para hablar y evitar las distracciones, tanto las externas, por ejemplo, el móvil, como las internas, por ejemplo, las preocupaciones.

¿Conoces nuestro curso de ventas?