Qué es la resiliencia

La resiliencia, una cualidad muy útil, es la capacidad para sobreponerse a la adversidad.

La resiliencia está muy relacionada con tener una visión optimista y una actitud positiva ante la vida. Así pues, las personas optimistas, que piensan que cualquier desgracia es algo temporal, son capaces de sobreponerse a casi cualquier revés.

La resiliencia también tiene que ver con la capacidad para controlar nuestras emociones, por eso se considera uno de los pilares de lo que se conoce como Inteligencia Emocional.

Si bien la resiliencia tiene un componente genético, como todo aquello relacionado con la personalidad, según la Asociación Americana de Psicología es una cualidad que se puede cultivar haciendo lo siguiente:

  • Descubre donde está tu potencialidad y el límite de tu capacidad.
  • Procura ver el lado positivo de los problemas para crecer como persona.
  • Intenta ser más flexible y acepta que el cambio es parte de la vida.
  • Establece objetivos realistas y haz algo diariamente para alcanzarlos algún día.
  • No tengas miedo a pedir ayuda si crees que la necesitas.
  • Cuando surja un problema, no te paralices, ya que el inmovilismo es la peor de las estrategias ante la adversidad.
  • Ten confianza en tu capacidad para resolver los problemas y no desesperes si las cosas no salen bien a la primera.
  • Procura mantener la perspectiva de las cosas, no hagas una montaña de un grano de arena.