El saludo en la comunicación: cómo saludar correctamente con la mano

Saludar a alguien es tratarlo con respeto y, además de ser una muestra de cortesía, ofrece nuestra amistad y demuestra confianza en la otra persona. Si tratas a los demás con respeto y demuestras que tienes confianza en ellos, se cumple el principio de reciprocidad y ellos te tratarán con respeto y también confiarán en ti.

Orígenes del saludo con la mano

Hasta el día de hoy, en la cultura occidental, estrechar o dar la mano es la forma de saludo socialmente mejor aceptada.

Al parecer, el origen del saludo con la mano se remonta a la Edad Media, cuando los caballeros chocaban las manos para mostrar que no llevaban ningún arma oculta.

La forma de saludar dice mucho de nosotros

Aunque parece que no hay relación entre la forma de saludar y la personalidad de una persona, la manera de saludar dice mucho sobre nosotros y tiene un gran impacto sobre la imagen que de nosotros se forma la otra persona, es decir, es un factor importante a la hora de formarse una primera impresión.

Importante: la manera de saludar ayuda a que la otra persona se forme una buena o mala impresión.

La forma de saludar puede mejorar una mala primera impresión

Además, dar la mano a otra persona, no sólo genera una buena impresión y favorece la interacción social, sino que también contrarresta en cierta medida el impacto que haya podido tener cualquier impresión negativa que se haya podido causar previamente.

Al parecer, al tocar la mano de otra persona, nuestro cerebro libera oxitocina, un neurotransmisor que refuerza el lazo emocional con la persona que nos ofrece el saludo.

Sin embargo, si el saludo no se hace de manera correcta, puede transmitir sensaciones negativas que nos hacen sospechar de las intenciones del otro.

Importante: Saludar correctamente puede hacer que mejore una primera impresión negativa.

Recomendaciones para saludar a alguien

Para causar una buena impresión, el saludo dando la mano debe ser firme y breve, tanto si eres un hombre como si eres una mujer.

No sacudas la mano a menos que lo haga la otra persona pero, si lo hace, no te resistas y sacude tú también la mano sin miedo.

Evita sobre todo un saludo demasiado fuerte o demasiado débil.

Importante: Para saludar a un cliente, estrecha brevemente su mano con firmeza.

Procura que tu mano esté seca, ya que el sudor puede indicar miedo o engaño.

Sonríe mientras das la mano porque la sonrisa es la muestra más importante de amistad entre las personas, y no olvides mirar a los ojos de la persona a la que saludas.

Importante: Recuerda sonreír al saludar.

Situar tu mano izquierda encima de la mano de la otra persona es una muestra de empatía y compasión, pero se reserva para circunstancias especiales, como puede ser al dar el pésame a alguien por la pérdida de un ser querido.

¿Conoces nuestro curso de ventas?